«

»

Imprimir esta Entrada

Turismo de vino y queso

Cata de queso en el Castillo de Pilas Bonas de Manzanares.

Cata de queso en el Castillo de Pilas Bonas de Manzanares.

De siempre se ha conocido Manzanares como lugar de paso, como encrucijada de carreteras que llevan a otros lugares. El contar con una ubicación estratégica entre dos vías rápidas que conectan el centro peninsular con Andalucía y Levante es una suerte que hasta ahora no se ha aprovechado para hacer que esos viajeros que cruzan las carreteras que conectan Manzanares se queden, paren y encuentren en la ciudad atractivos interesantes para visitar.

El alcalde de Manzanares lleva tiempo empeñado en que eso cambie. Contra viento y marea ha defendido el turismo como una alternativa para relanzar la economía local y generar puestos de trabajo. Para ello se pusieron en marcha las Jornadas Medievales, agarrándose a nuestro pasado y al patrimonio que nos queda de este medievo calatravo que vivió Manzanares, y se impulsaron eventos relacionados con el vino de nuestra tierra, las Jornadas Alma del Vino, que son quizás más valoradas por vecinos y visitantes, que gustan de conocer más y mejor de la cultura del vino, las catas y las bodegas.

Además, se aprecia un notable esfuerzo -que no todos los vecinos comparten- por poner en valor los atractivos turísticos de la ciudad con dos museos únicos y singulares, Bienes de Interés Cultural como el Castillo de Pilas Bonas y la iglesia parroquial, el rehabilitado molino de agua del Siglo XVI que se podrá visitar la próximamente, el paseo del Sistema Solar del Parque del Polígono y una histórica plaza de toros que pronto será otro museo para la ciudad. Además se ha puesto al turismo como una de las razones (hay más, pero el turismo también) que justifican la reforma de la plaza y el centro de la ciudad.

Un producto de la tierra, el queso manchego, es protagonista de esta apuesta por el turismo. En este sentido, la puesta en marcha del Museo del Queso Manchego ha colocado a Manzanares en muchos folletos turísticos. El queso manchego es un atractivo en sí mismo, es el mejor embajador de La Mancha fuera de nuestras fronteras y hay que reconocer la habilidad de haber posicionado a Manzanares en el centro del conocimiento de este producto, con un centro de interpretación interesante y singular.

Una oportunidad

El queso se ha revelado como un potente atractivo para Manzanares, como demuestran las cifras de visitantes del museo, con más de 10.500 visitas en 2014. Un atractivo que se demostró como una interesante oportunidad económica con la celebración de la I Feria Nacional del Queso Manchego apenas unas semanas después de la apertura del centro de la Casa de Malpica.

El éxito de esta primera feria fue mayor de lo esperado, tanto por la respuesta de las queserías, como de los visitantes que acudieron a los recintos de FERCAM a degustar hasta 120 variedades de quesos ofrecidos por 43 queserías de toda España. Treinta y ocho de ellas han expresado ya su intención de repetir y la organización se está planteando ampliar los 2.000 metros cuadrados de superficie expositiva del Pabellón de Muestras con carpas para dar respuesta a la previsible demanda de espacio de este año.

La II Feria Nacional del Queso que se celebrará en Manzanares los días 27, 28 y 29 de marzo viene con estrella, tras el fenomenal sabor de boca de la primera edición. En esta ocasión, de nuevo, se está aprovechando un sorprendente nicho de oportunidad, ya que no existe otra feria de estas características en la región de origen del que, posiblemente, sea el mejor queso del mundo. Y a apenas hora y media de Madrid, por esa estupenda carretera por la que los turistas pasan por Manzanares. Visto lo visto, esta feria se ha revelado como una buena excusa para parar en Manzanares a disfrutar de los sabores del queso. Y probar de paso nuestro vino y la gastronomía de la tierra.

No cabe duda de que la elección de la Feria Nacional del Queso como principal motivo de la presentación en FITUR de la oferta turística de Manzanares que se va a celebrar este sábado quiere aprovechar el impulso de una iniciativa de éxito para que la relación de Manzanares y el queso manchego se haga más fuerte y cale en el público y en la industria turística. Hablamos de un escaparate turístico internacional que el año pasado reunió a 9.083 expositores, 120.231 participantes profesionales y 97.549 personas de público no profesional en los pabellones de IFEMA.

Con la feria, con el Museo del Queso Manchego, con la incorporación de Manzanares a la Ruta Europea del Queso, y con la paulatina incorporación del queso en los eventos locales, como ocurre estos días con la celebración del ManzanaREC, un festival con programas ‘fresco’, ‘tierno’, ‘semicurado’ y ‘añejo’ y una mascota con forma de tapa de queso llamada RECquesón, la vinculación de Manzanares al queso va creciendo. Y la primera edición de la Feria Nacional del Queso demostró que este maridaje, bañado con un buen vino de Manzanares, funciona.

Sobre el Autor

Francisco J. Ruiz

Periodista y editor de Manzanares al día

Enlace permanente a este artículo: http://manzanaresaldia.es/turismo-de-vino-y-queso/