«

»

Imprimir esta Entrada

Referentes

Premios Mujer 2015

Premios Mujer 2015. De izq. a der. Teresa Ruiz, Manoli Carrión y María José Sanchís.

Minutos antes de la entrega de los Premios Mujer 2015 el pasado viernes, cuando las tres mujeres galardonadas ofrecieron unas declaraciones a los compañeros de la prensa que se dieron cita en los Salones Mabel para cubrir el acto, Manoli Carrión pidió la palabra para mandar un mensaje a los medios. Nos llamó la atención sobre la forma en que hablamos sobre las mujeres y los temas que sobre ellas destaca la prensa.

Advirtió, con razón, que son mayoría las noticias en las que son mujeres quienes aparecen como víctimas de todo tipo de desgracias y delitos, como seres desvalidos y poco considerados. Nos pidió que pusiéramos en foco en esas mujeres cuya trayectoria y logros merecen ser contados para que sirvan de referente a otras mujeres, que quizás estén pasando dificultades y necesitan un ejemplo, un camino a seguir, que les ayude para salir de una situación que no eligieron.

Lo cierto es que si una cosa se hizo durante esa gala fue precisamente eso: iluminar ejemplos de vidas de mujeres reales, cercanas y comprometidas, cada cual a su manera. Tanto Teresa Ruiz como Manoli Carrión y también María José Sanchís, representan distintos tipos de mujer que son ejemplos para todos. Sin duda hay muchas más, pero este año ellas tres han sido elegidas por sus propios vecinos para recibir este reconocimiento. Y eso debe ser por algo.

Tres mujeres, aunque sean dos los premios. En este homenaje del pueblo a sus mujeres, no hay razón para dejar fuera a María José Sanchís. Es difícil entender que haya un accésit en este tipo de premios, y el mero hecho de que los profesores de los dos institutos de Manzanares, con quienes trabaja semana tras semana, le pongan como ejemplo a seguir, es para tenerse muy en cuenta. María José es educadora social y su trabajo consiste básicamente en evitar que los jóvenes dejen de estudiar, que no se desanimen, que encuentren motivación en lo que hacen. Que no lo dejen.

Luchar contra el desánimo y las circunstancias no debe ser fácil, pero ella se defiende bien. Sin embargo, además de ser una de las responsables de los buenos niveles de absentismo escolar de estos centros, en su semblanza se valoró “su implicación personal en empoderar a las jóvenes y favorecer la igualdad entre el alumnado”. Pocas cosas son tan difíciles de conseguir que hacer que otro, en este caso, otra mujer joven, llegue a tomar las riendas de su vida y se enfrente a sus miedos, sabiéndose capaz de hacer todo aquello que antes no se atrevía a intentar siquiera. Empoderar: muchos retos encerrados en una palabra. A eso se dedica María José, que es un apoyo y un ejemplo para esos jóvenes. Gracias.

Trayectoria

Premiar una trayectoria, una vida dedicada a algo, es muy especial. En el caso de Teresa Ruiz se premian muchas cosas, porque ha sido ejemplo como hija, como madre y como vecina de Manzanares, donde todos han destacado su alto nivel de participación y compromiso en diferentes asociaciones del pueblo. Su dilatada y constante labor en la coral Mater Assumpta, en la Asociación de Amas de Casa y en el Centro de Mayores, han forjado la visión que todos tenemos de esta mujer como una persona comprometida con los demás e implicada con los asuntos de atañen a todos. Esa forma de darse, no es muy común en estos tiempos.

En otros tiempos tampoco era corriente encontrar mujeres como Teresa. En la semblanza que se leyó este viernes muchos descubrimos facetas sorprendentes que no conocíamos de esta mujer, como su fuerza para echarse a la familia sobre sus hombros siendo muy joven, su generosidad, sacando tiempo para colaborar con comedores sociales y haciendo ropa para los necesitados, y su solidaridad, colaborando con la escuela de oficios “La Ciudad de los Muchachos”, de la que además fue fundadora.

Años después se convirtió en la primera mujer que entró a formar parte del Consejo de Mayores de su pueblo, manteniendo una actividad y vitalidad constante, participativa y vital. Aprendiendo siempre cosas nuevas y afrontando retos como el de hacer una película sin el más mínimo miedo. Todo un ejemplo de actitud ante la vida. Gracias, también.

Lucha por la igualdad

Y si hablamos de igualdad, de esforzarse de verdad por conseguir que todos tengamos las mismas oportunidades, salvando todos los obstáculos, es indiscutible que el nombre de Manoli Carrión debe estar ahí. Si hablamos de referentes, de personas excepcionales, fuera de lo normal, tiene que estar ahí. El viernes se demostró.

No sólo porque la mera lectura de la semblanza de esta mujer, que ha conseguido por méritos propios que quien más o quien menos todos la conozcamos y admiremos en Manzanares, llegó a emocionar a la persona que hizo su presentación antes de recibir su homenaje.

Sino porque al oírla decir verdades como puños, hablando de la desigualdad; de la necesidad de seguir trabajando por la igualdad de oportunidades de todos, de romper barreras y destrozar prejuicios; de esa falta de sensibilidad que afecta a seres sin un ápice de humanidad que ven la discapacidad como una excusa para mendigar derechos; de los miedos de las mujeres a tomar las riendas de su situación, y de que sí se puede acabar con los estereotipos y hacer cosas para vencer los prejuicios; de que hay que seguir luchando para cambiar las mentalidades y que la igualdad sea más real. Al oír tal dosis de sensatez, honestidad y sabiduría, uno se da cuenta de que está ante una mujer extraordinaria.

Y no es solo por sus palabras. Manoli, que ha sido ejemplo como maestra durante 27 años, y como investigadora y estudiosa de la educación, supo aprender a vivir sin la luz, encarando esta nueva etapa de una manera admirable y sin dejar de avanzar, afrontando nuevos retos en la ONCE y haciendo cosas por los demás, desde los numerosos ámbitos donde su valía y capacidad le han llevado.

Su ceguera no le paró los pies, es más, hoy con su trabajo y su esfuerzo, da luz a mucha gente y hace que el término discapacidad se haga cada vez más relativo, aunque aún falta mucho para que las barreras sean sólo físicas. Sí, Manoli Carrión es un ejemplo para todos. Un ejemplo de mujer admirable, que con su forma de ser, de vivir y de enseñar, nos abre los ojos a realidades que, efectivamente, pasan desapercibidas en los medios de comunicación. Fijémonos bien, porque están muy cerca. Gracias Manoli, por mostrarnos esa realidad.

Sobre el Autor

Francisco J. Ruiz

Periodista y editor de Manzanares al día

Enlace permanente a este artículo: http://manzanaresaldia.es/referentes/