«

»

Imprimir esta Entrada

Políticos

plaza1

Tras una densa semana de actividad, en un mes de octubre particularmente colmado de noticias, informaciones y sucesos relacionados con la corrupción, que corroen la moral de los ciudadanos con casos, muchos de ellos indignantes, otros simplemente de un surrealismo poco menos que increíble… después de todo lo que ha pasado estos días de atrás, la lectura del último post del Blog de Teo Serna sobre nuestra inherente condición de animales políticos –aunque nos resistamos a vernos manchados por tan devaluada condición-, invita a una reflexión.

Teo Serna considera la política como una actitud, una disposición ante la vida y el mundo, que no precisa de un pronunciamiento explícito. Simplemente está ahí, en nuestra forma de entender la cultura, la moral, la sociedad, los problemas de la gente y de nosotros mismos. Pensamos, luego practicamos política, siempre desde un punto de vista que es el nuestro, y que es tan respetable como el de los demás. “No somos cibers (aún no) y, aunque lo fuéramos, estaríamos programados por alguien que haría política desde nuestros circuitos impresos”, señala Serna. Y lleva razón.

En ese rincón libre de su blog, Teo Serna escribe una frase que es digna de enmarcar: “Se nos olvida que ‘Política’ es, sin embargo, todo lo referente a la ciudad y a los asuntos del ciudadano y que es una rama de la moral que se ocupa de la actividad en virtud de la cual una sociedad libre resuelve los problemas que plantea la convivencia colectiva”. Desde esta interesante perspectiva, puede que, con la que está cayendo, la política encuentre su salvación.

Es cierto que gran parte de la ciudadanía huye de etiquetas y protagonismos. Entre quienes no tenemos carné, nadie farda de ser de tal o cual partido. Quizás la gente tiene bastante con sus problemas como para asumir los que aquejan a las siglas que pueblan las altas esferas de la política nacional, y también las de abajo.

Votar cuando votemos y desahogarse con las más diversas tertulias, basta y sobra para la mayoría de ciudadanos. Y así, la desafección a una política que ahora llena los informativos titulares que cuentan cómo lo de todos se esfumó en manos de unos pocos, mientras vivíamos por encima de nuestras posibilidades, sigue al alza de una forma preocupante. No todos los políticos son unos golfos, pero los golfos que ya conocemos han hecho mucho daño a la credibilidad de los gestores de lo público.

Otros políticos

Sin embargo, en este ambiente tan enrarecido, es donde está surgiendo una saludable ciudadanía que merece nuestra atención. Es la forma de política que tan bien describe Serna, pero en la inmediatez de nuestra circunstancia. Porque es la que está aquí mismo, en las redes sociales, en las asociaciones, en las cafeterías del pueblo. Es la ciudadanía activa: se reúne en asambleas, organiza actividades y participa en eventos que promueve el Ayuntamiento o cualquiera de los colectivos que se mueven en Manzanares.

Jornadas medievales, plataformas ciudadanas, marchas rosas, campañas solidarias… da igual: son ciudadanos que hacen cosas con el convencimiento de que las hacen por el bien de gente que, en ocasiones, ni siquiera conocen. Es una ciudadanía diversa y multicolor, formada por vecinos comprometidos por mejorar su pueblo desde las ideas, desde la cultura o desde la solidaridad. Son políticos como nosotros: ciudadanos que, cada vez más, se ocupan de los asuntos de los ciudadanos. Es una forma de política que está floreciendo y que inspira cierta esperanza.

Sobre el Autor

Francisco J. Ruiz

Periodista y editor de Manzanares al día

Enlace permanente a este artículo: http://manzanaresaldia.es/politicos/

3 comentarios

  1. Pedro Maria Castellanos

    Felicidades

  2. Daniel

    La política debe ser un servicio a los demas, el que no la entienda así, pues que no se meta. Desgraciadamente hemos visto como se les llena la boca diciendo que lo hacen por los ciudadanos y luego vemos todo lo que esta pasando. La política no debe ser profesional, sino temporal y vocacional, sin ánimo de notoriedad ni amiguismo, ya que sabemos que el poder corrompe, sea de la iideología que seas.
    Al final y como dice el artículo, en nos preocupamos por algún vecino o por lo que ocurre a nuestro alrededor, es hacer política y más sana de lo quese está haciendo. Creo que la ciudadanía se ha olvidado de que el poder lo ha de tener el pueblo y debemos estar vigilantes a quienes votamos y no dedicarnos solo a ir a votar cada cuatro años, nosotros en parte también somos responsables de lo que está pasando, no hemos sabido pedir responsabilidades a esos que no cumplen.

  3. Francisco

    Muy buen artículo, alguno lo podrá de utópico, pero realmente la política es eso, la forma de gestión de los recursos comunes para conseguir mejoras colectivas, si todos los políticos se aplicasen esta teoría otro gallo nos cantaría. Tampoco debemos olvidar que si los políticos no actúan así, si no actúan correctamente, es parte es debido a que los ciudadanos se lo permitimos.

Los comentarios han sido desactivados.