«

»

Imprimir esta Entrada

A pesar de todo, aún mueren mujeres

batucada contra la violencia de género

Multitudinaria manifestación de solidaridad con las víctimas de la violencia de género en Manzanares.

Esta semana, la violencia contra las mujeres y la repulsa de la sociedad por esta lacra de la violencia machista que aún -falta mucho aún- no hemos sido capaces de hacer desaparecer de los telediarios, han estado en el centro de varios de los actos que se han celebrado en Manzanares. El pasado domingo, más de 300 chicas y algún que otro chico, se enfundaron sus mallas y desafiando los fríos de noviembre se movieron con toda su energía en solidarida con las víctimas de este infierno y en contra de todo tipo de violencia contra las mujeres.

[pullquote align=”left|center|right” textalign=”left|center|right” width=”30%”]La respuesta de los vecinos a una llamada del Ayuntamiento para moverse y gritar alto y claro en contra de esta lacra, fue ejemplar[/pullquote]

La respuesta de los vecinos a una llamada del Ayuntamiento para moverse y gritar alto y claro en contra de esta lacra, fue ejemplar. Al igual que ha resultado ejemplar la respuesta de los participantes en el resto de actos desarrollados por la Concejalía de Bienestar Social con motivo de la celebración del Día contra la Violencia de Género, desde el taller de defensa personal que impartió Paqui Moreno, que mostró a mujeres de todas las edades que en la lucha no siempre gana el más fuerte; hasta el seminario que recibieron los agentes de la policía local en el Centro de la Mujer anteayer y que sirvió, sobre todo, para consolidar la coordinación entre los profesionales de los servicios sociales municipales y la policía local.

También hay que destacar los actos organizados por otros colectivos de Manzanares, como el partido socialista, que convocó en su sede a unas sesenta personas para mostrar su repulsa por que estas situaciones se sigan produciendo en nuestra sociedad y reivindicar un mayor compromiso político del Gobierno para no recortar en políticas contra la violencia de género. En todos ellos, fuera cual fuese el color de sus organizadores o su matiz reivindicativo, se respiraba el mismo compromiso por erradicar los comportamientos machistas y violentos de nuestro entorno, denunciar cualquier tipo de violencia contra las mujeres e impulsar con nuestro propio ejemplo los valores de igualdad y respeto que curan esta enfermedad social llamada violencia de género.

La tozuda realidad

Lamentablemente, la realidad es tozuda en sus hechos. Este miércoles, una valenciana de 26 años encontró la muerte mientras paseaba, a plena luz del día, por la avenida Blasco Ibáñez de Valencia. Murió a manos de su expareja, que la abordó y la apuñaló hasta la muerte. No había denuncias previas, el agresor carece de antecedentes. Ella se llamaba Empar, la conocían sus vecinos, era querida en el barrio; de hecho, uno de ellos redujo al agresor cuando sucedió todo. Pero nada se pudo hacer ya por su vida y Empar Barrón pasó a ser la víctima mortal número 46 de la violencia de género en España este año.

Más cerca, en Manzanares, todos recordamos conmovidos la tragedia que el pasado mes de abril se llevó la vida de los dos niños y la madre de una mujer a manos de su marido, que se suicidó después: una incomprensible y terrible forma de crueldad, que aún busca acomodo en las estadísticas.

Además, los servicios sociales del Ayuntamiento nos han facilitado datos que invitan a una seria reflexión: el Centro de la Mujer de Manzanares está interviniendo actualmente con más de 60 mujeres víctimas de violencia, de las que 17 han denunciado este año.De todas estas víctimas de violencia de género, 33 mujeres disponen en este momento en Manzanares de orden de protección activa. además están vigentes nueve teleasistencias y dos dispositivos de localización inmediata. Con todas ellas se mantiene un contacto continuado por parte de las profesionales del Centro de la Mujer que les presta atención psicológica, jurídica, laboral y social. Y lo más preocupante: el 20% de las mujeres que disponen de orden de protección en Manzanares son menores, de entre 16 y 18 años.

Adolescentes

Este último dato concuerda con otras estadísticas que se han conocido estos días en los que la violencia de género ha sido motivo de manifestaciones. Por ejemplo, un estudio de la Universidad Complutense sobre “La evolución de la adolescencia española sobre la igualdad y la prevención de la violencia de género”, presentado recientemente, concluye que en los últimos tres años han aumentado los casos de violencia machista entre los más jóvenes: en 2010, el 9,6% de las adolescentes reconocían haber sufrido malos tratos, frente al 10,5% actual. Del porcentaje de maltratadas, el 23,2% reconoce que ha sido ridiculizada e insultada; el 11,6% menospreciada; el 23,2% aislada de sus amigos; casi el 15% ha sido atemorizada; el 6% se ha visto obligada a realizar actividades sexuales que no quería, y el 3% reconoce haber sido golpeada.

El estudio achacaba esta tendencia, entre otros factores, al acceso a las nuevas tecnologías que facilitan el acoso y los insultos. De hecho, casi el 29% de esas chicas de entre 13 y 19 años reconocían haber sufrido un control abusivo de su vida -con quién hablan, dónde van, cómo han de vestirse, qué dicen….- por parte de su pareja o expareja. Y la mayor parte de ese control (25,2%) se realiza a través del móvil.

Responsabilidad

Pero no nos engañemos, gran parte de la culpa la tenemos nosotros, la sociedad, la familia, la escuela, los “adultos” que han transmitido a estos jóvenes ideas machistas que hacen pervivir las relaciones de desigualdad y que, en buena parte, alientan la violencia de género. El estudio de la Complutense ofrece claros ejemplos: el 73,3% de los adolescentes reconoce haber escuchado la frase: “Los celos son una expresión de amor”, pronunciada por los adultos en alguna ocasión. Y el porcentaje de chicas que han escuchado esta frase “a menudo” o “con frecuencia” es del 35,8% (frente al 29,3% del año 2010). En el caso de los chicos, el porcentaje se eleva al 36,8% (29,3% hace tres años).

[pullquote align=”left|center|right” textalign=”left|center|right” width=”30%”]El 10,5% de las adolescentes reconoce haber sufrido malos tratos[/pullquote]

Es la educación, al fin y al cabo, la que nos forma como las personas que somos. Claro que son necesarios los recursos para paliar el problema, para proteger a las víctimas y señalar a los maltratadores, pero entonces, el mal ya está hecho. Y, por supuesto, que es preciso que la escuela tenga la capacidad y disposición para inculcar valores y fomentar el respeto a los derechos humanos. Pero para erradicar este mal, hay que atacar la raíz. Una raíz que se hunde profundamente en las circunstancias personales de cada persona: la familia, el barrio, los amigos. Esa educación fundamental en valores de igualdad solo se convierte en hábito cuando se ha respirado en el ambiente, se ha visto y se ha aceptado como normalidad. Y a día de hoy, en España, el aire sigue estando contaminado de prejuicios machistas. Aún mueren mujeres, como Empar, por ello.

Francisco José Ruiz de Martín, editor de Manzanares al día

Sobre el Autor

Francisco J. Ruiz

Periodista y editor de Manzanares al día

Enlace permanente a este artículo: http://manzanaresaldia.es/pesar-de-todo-aun-mueren-mujeres/