«

»

Imprimir esta Entrada

Palmeros y papagayos

Juan Rodríguez

Juan Rodríguez, presidente del LIM

Por Juan Rodríguez,
presidente de Liberales e Independientes por Manzanares (LIM)

Sin duda eso es lo que está quedando en el Partido Popular, “palmeros y papagayos”. La gente con los principios y los ideales claros está saliendo en desbandada de un partido absoluta y despiadadamente jerarquizado en el que el o la que discrepa sólo tiene una salida, que es el abandono del partido. Y es que ese es el precio que hay que pagar para conseguir los votos que proporciona, casi sin levantarse del asiento la franquicia “PP Partido Popular”: aplaudir a rabiar a los líderes cuando sus excelencias hacen acto de presencia y repetir una a una todas las consignas que son enviadas desde las instancias superiores con el entendimiento de un papagayo.

La verdad es que cuando ingresé en el Partido Popular, allá por febrero del año 2007 jamás me imaginé que las cosas fueran como en realidad y el paso del tiempo me está demostrando que son. Es totalmente imposible discrepar o tener un criterio u otras ideas diferentes de las que manan de las altas direcciones, ya sean provinciales, autonómicas o nacionales. Uno no se puede salir nunca del guión preestablecido so pena de entrar a formar parte de los incómodos o de los revoleras, de la gente “con la que es imposible trabajar”. Eso sí, si cuando se deja caer por aquí la Presidenta Regional o el Presidente Nacional te echan humo las manos de tanto dar palmas y si cuando se han ido coges el atril y te pones a repetir las cuatro ideas fundamentales que hay que sembrar entonces sí, entonces que no quepa duda que tendrías algún futuro en la formación.

Lo que llama extraordinariamente la atención es lo fríamente calculado que parece estar todo: que se va del Partido Popular el Sr. Ortega Lara, (recordemos: casi dos años encerrado en un zulo) porque es imposible comulgar con las ruedas de molino de la excarcelación masiva, incoherente e innecesaria de los presos terroristas, automáticamente y como un resorte asaltan las televisiones y las emisoras de radio las legiones de palmeros a repetir hasta la saciedad que es un error y que se consigue más sumando que dividiendo. Que el Sr. Santiago Abascal se va del Partido Popular por la misma razón, porque donde antes había un partido ahora sólo queda una manada de interesados que no quieren desprenderse del sillón, tres cuartos de lo mismo. Que el Sr. Mayor Oreja renuncia a encabezar las listas electorales al Parlamento Europeo, leña al mono que es de goma. Que el Sr. Aznar no acude a la Convención de Valladolid, es que tiene problemas físicos. Y se quedan tan anchos. Y es que no hay peor ciego que el que no quiere ver. Porque la realidad es que cada día hay y debe de haber más y más gente que se vaya del Partido Popular, no porque se consiga más o menos uniendo que dividiendo, o porque en el partido sólo queden aburguesados con las manos desgastadas de tanto aplaudir sin sentido, o por cualquier otra peregrina razón, sin porque cuando se pierde el norte y cuando se abandonan las ideas y los principios el camino hacia la dilución está servido.

Y que conste que escribo esto del Partido Popular porque es el partido que conocí en su día desde dentro, pero lo dicho es prácticamente extrapolable al PSOE, con el agravante de que los mal llamados “socialistas”, que ni son socialistas ni son nada que se le parezca, no es que aporten soluciones, sino que son los principales generadores de los problemas que asolan desde hace muchos, muchísimos años a este país roto y despedazado. Tanto monta, monta tanto. Lo dicho, tanto en un lado como en el otro, “palmeros y papagayos”. Triste porvenir y puerco destino el que le espera a nuestra desgraciada sociedad civil, a todos aquellos y aquellas que nada tienen que ver con la política. O si no, el tiempo.

 

Sobre el Autor

Redacción - Manzanares al día

Enlace permanente a este artículo: http://manzanaresaldia.es/palmeros-y-papagayos/

error: Content is protected !!